jueves, 26 de agosto de 2010

Un miedo “aparentemente” sin sentido

Los trastornos de ansiedad y las emociones básicas.

Experiencia y teoría, vistos en perspectiva.
Opinión
  
por Sandra Gutiérrez Alvez 

“¿Cómo explicar las emociones sutiles? ¿Cómo admitir que unas triviales reacciones orgánicas puedan dar cuenta de unos estados psíquicos cualificados?” comienza diciendo Sartre al tratar de componer una teoría sobre las emociones.
¿Podemos concebir en qué consiste una emoción? Seguramente la identificamos, pero…¿podemos claramente  definirla y cómo nos aborda?¿Por qué llega en ese momento a nuestro cuerpo y se manifiesta de esa manera? Cuando las emociones nos superan y no podemos controlarlas ¿eso es signo de locura o pueden acabar con nuestra vida?
“La manifestación de una emoción Es una transformación del mundo.”  continúa Sartre, en Bosquejo De Una Teoría De Las Emociones, y así es,  creamos con nuestra reacción una transformación momentánea de nuestro mundo, cuando transitamos por lugares oscuros o dificultosos, entonces nos creamos nuevos caminos por donde transitar, pues ya no podemos permanecer en esa dirección que nos conduce al caos, o un laberinto sin salida se nos plantea ante nosotros una situación incómoda.

Debemos  actuar con prontitud, entonces reaccionamos con una fuerza potencialmente igual a la que se nos interpone, en física sería esa la explicación exacta, en la vida diaria diríamos que creamos universos para defendernos de una situación que nos agobia , a la tristeza el llanto, a la felicidad u alegría , la risa, temblor ante el temor y  por un momento tratamos de cambiar el mundo, viviendo cada momento a nuestro ritmo, sin registrar que existen leyes que lo rigen,  o sea, lo vivimos como si la relación entre las cosas y sus potencialidades no estuvieran regidas por unos procesos formales deterministas, sino mágicamente destinadas a suceder.

Como sabemos, los fenómenos psíquicos internos se pueden deducir  a partir de ciertas peculiaridades de la conducta y comportamiento externos, individuales o grupales. Está demostrado que el individuo siempre es influido por los estímulos sociales al estar o no en presencia de otros y que, en la práctica, todo lo que un individuo experimenta está condicionado  en mayor o menor grado por sus contactos sociales. El medio en el que crece y se forma es su mayor maestro en las reacciones y acciones de vida. Las emociones no escapan de ello, por eso la relación entre el individuo y
las emociones que demuestra ante los estímulos, ha sido siempre un objeto de estudio y la principal es la aprehensión a las relaciones y exigencias nuevas.
Imaginemos al niño en su primer día de clase, llora de miedo o ríe de felicidad, reaccionando a su forma frente a un cambio en su vida. Ahora imaginemos al joven en su primer día de trabajo, sus manos sudan frente al temor de perder su empleo por su incompetencia.  Pero, al ser imposible la aprehensión del objeto o al
engendrar una tensión insoportable, la conciencia lo aprehende o trata de
aprehenderlo de otro modo; o sea, se trasforma precisamente para trasformar
el objeto de peligroso en algo parte normal de su vida.  Es así que el individuo está en un cambio o adaptación continua, pensemos el niño sabe que aunque quiera o no mañana debe ir de nuevo a la escuela y el joven sabe que para conservarlo debe adaptarse al trabajo, ambos deben adaptarse concientemente, y en pocos días la ansiedad producida por los estímulos es superada; en casos más acelerados, esos procesos son inconcientes, por ejemplo cruzar por primera vez una avenida sin semáforos, reaccionar frente a una noticia familiar, una nota escolar, o un amor que aparece sorpresivamente. En sí, ese cambio en la dirección de la conciencia no es nada extraño se produce a diario en muchas acciones. Pero el mundo ha acelerado su proceso y los cambios se suceden cada vez más rápido sin que nuestra capacidad de reacción y adaptación sea la correcta, por ello, los desajustes en el sistema psicológico del individuo son cada vez más frecuentes. De ahí el origen de los ataques de pánico, el estrés y las fobias.

Como les venía diciendo, una emoción es una respuesta ante un camino sin salida, o una reacción ante un ataque del medio, los expertos dicen que en algunas personas esta alarma se activa sin ninguna razón aparente, y esto es conocido como ataque de pánico. Hablar de estos temas desde la fundamentación teórica, puede sin duda crear polémica, mucho más cuando una persona como la que suscribe no es más que un lector aficionado a temas de psicología; pero decirles que puedo hablar desde la experiencia,  es otro tema.

Yo no soy experta  en psicología, pero he sufrido ataque de pánico, y también pensé en un primer momento que eso me sucedía sin una razón aparente, hasta que descubrí que en mi caso se trataba de una reacción retardada a una multiplicidad de situaciones estresantes que me atacaban y frente a las cuales yo reaccionaba sin emoción aparente, quizá por una influencia cultural a no mostrar ciertas emociones o por una inclinación natural inconciente de mi persona. Con el tiempo y hablando con otras personas, fui descubriendo que a otras personas le sucedían los ataques asociados muchas veces a sucesos estresantes que el individuo negaba o escondía inconcientemente por alguna razón.

El ataque de pánico, un miedo “aparentemente” sin sentido, es originado en la confusión de las emociones y las reacciones inconcientes ante un estímulo desconocido o no esperado. Es cada vez mas frecuente en la vida contemporánea postmoderna, donde se pretende vivir en un sistema que ajusta mucho pero poco da en contención emocional. El desorden moral de la sociedad y las exigencias del sistema son causantes de los desórdenes internos de las emociones del individuo, que  sin duda no puede alcanzar la velocidad de cambio del sistema grupal. La inseguridad económica, educativa, familiar , las crisis sociales y de fe, la excesiva preocupación por la salud individual y colectiva, quiebran las defensas emocionales del individuo, que inconscientemente no sabe cómo reaccionar frente a tantos nuevos estímulos.. Muchas veces el individuo tiene una respuesta inmediata  fría o mecánica frente al estímulo pero acumula en su anaquel inconciente el miedo y la situación estresante que le produce; día a día  va acumulando miles de esas emociones no expresadas hasta que explotan en un ataque de ansiedad en forma de pánico o fobia.

El objeto al que se le toma pánico, miedo o fobia, por lo general es sólo alguno de los causantes de la ansiedad y toma el lugar simbólico en el conciente, siendo este símbolo, un limitante en la vida del individuo. Por ejemplo la persona siempre tiene un ataque antes de salir a cenar afuera, entonces abandona las salidas a cenar, siendo la salida un símbolo y no el verdadero causante del  ataque. Quizá el ataque esté asociado a una situación estresante que sucedió antes de alguna cena, o en alguna cena que el inconciente bloquea puede ser un miedo con la comida o con las personas , pero que el conciente confunde y toma como símbolo, símbolo que por supuesto es sólo eso y no es realmente una amenaza,  y eso debe identificarse para poder superar las limitaciones que el trastorno va produciendo.  Siempre una terapia ayuda a salir del problema.
 Fobia es  una palabra derivada de Fobos,  del griego antiguo Φόϐος, ‘pánico’, que era la personificación del miedo en la mitología griega, es un trastorno de salud emocional que se caracteriza por un miedo intenso y desproporcionado ante objetos o situaciones. 
En el caso de las fobias, como consecuencia de un miedo más o menos consciente acompañado de un componente ansioso, puede expresarse de muchos modos. Existen tantas fobias como personas, ya que cada individuo puede desarrollar una fobia a cualquier cosa, aunque se describen con frecuencia algunos tipos más habituales, como la agorafobia (miedo a los lugares públicos) y la claustrofobia (miedo a los lugares cerrados). La acrofobia o vértigo: miedo a las alturas, antropofobia: miedo a las personas o a la sociedad,  hemofobia: miedo a la sangre,  sexofobia: miedo al sexo, o a algunas de sus practicas, o miedo a los insectos también llamada entomofobia, etc.

El primer ataque siempre es el peor porque nos sorprende y creemos que moriremos o enloqueceremos, los siguientes aunque ya conocidos son igualmente experiencias desagradables , pero lo importante es saber que es una reacción de nuestro cuerpo como si fuera una emoción más, sólo que se ha producido por una acumulación de emociones, por eso es más fuerte, y que saldremos,  como salimos del llanto o la risa.

Según los Institutos Nacionales de Salud Mental de los Estados Unidos (NIMH), los ataques de pánico son sensaciones repentinas de terror sin motivo aparente que aparecen dentro del denominado trastorno de pánico (uno de los trastornos de la ansiedad). En estos ataques pueden presentarse síntomas físicos, tales como: taquicardia, dolor en el pecho, dificultad para respirar, mareos, síntomas todos originados por la ansiedad..
Por otro lado, la cuarta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Asociación Psiquiátrica Estadounidense (American Psychiatric Association, APA) (DSM IV) contempla, dentro de los criterios diagnósticos de los trastornos mentales, varios aspectos para diagnosticar la crisis de angustia (ataque de pánico ). Concretamente, define el ataque de pánico como una aparición temporal y aislada de miedo o malestar intensos, acompañada de cuatro (o más) de los siguientes síntomas, que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 min: palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardíaca
Sudoración, temblores o sacudidas, sensación de ahogo o falta de aliento, sensación de atragantarse, opresión o malestar torácico, náuseas o molestias abdominales,
inestabilidad, mareo o desmayo desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno mismo) miedo a perder el control o a perder la razón, miedo a morir parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo) y
escalofríos o sofocaciones.
No obstante, el DSM IV no contempla el ataque de pánico como una enfermedad codificada ni diagnosticable. Es tan sólo un síntoma de otros transtornos.
En el trastorno de pánico, la persona experimenta ataques de pánico repetidos e inesperados y sufre ansiedad persistente sobre la posibilidad que los ataques de pánico vuelvan a ocurrir. El trastorno de pánico se distingue de otros tipos de trastorno de ansiedad en que los ataques de pánico son repentinos, inesperados y sin causa aparente. Pero recordemos que nada sucede mágicamente, las causas están ocultas y hay que tratar de encontrarlas para sanar.

Uno de los síntomas más terribles para los afectados de pánico es la percepción de desrealización. La desrealización es un cambio en la percepción del entorno de un individuo, en donde el mundo a su alrededor parece irreal o desconocido por unos instantes. A veces se confunde con una descompensación, pero nada tiene que ver con algo físico, aunque muchas veces pueda asociarse a alguna enfermadad producida por el estrés.
Términos comúnmente usados para describir los síntomas y sensaciones de desrealización son los que siguen: ves a través de un velo, sientes  una sensación de niebla en los sentidos, uno  se siente separado de sí mismo, atrapado en un vidrio, retraído, aislado o distante del entorno inmediato, parece un espectador de algún juego extraño y sin sentido, sin vida, como en un sueño, fuera de tu cuerpo, te observas desde tu mente y cosas por el estilo.
Esta condición es directamente causada por la ansiedad, y es síntoma de la misma. Está causada por cambios que ocurren en la forma en la que el cerebro procesa las señales nerviosas durante los trastornos de ansiedad.
Lo más importante a tener en cuenta es que sepamos o no exactamente cual ha sido  el detonador inicial que desencadenó esta  respuesta emocional, que se transformó en ansiedad, lo cierto es que el peligro que nuestro cerebro está “percibiendo” no es real. No existe realmente una amenaza ahí afuera, y en realidad estamos a salvo. Nadie se ha muerto nunca de un ataque de pánico, aunque si pueden ser muy intensos y desagradables. Pero es muy importante estar consciente de lo que nos está pasando, para que cuando se presente, podamos estar tranquilos de que no nos está dando un infarto, sino saber que solamente es un ataque de ansiedad, y dejar que pase. No   vamos   a enloquecer, ni eso significa que ya estemos locos, son síntomas a tener en cuenta para poder corregir, buscar y sanar nuestras reacciones emotivas y las situaciones estresantes a las que nos exponemos o nos hemos expuesto.

Cómo puedes manejar un ataque de pánico:
(basado en mi propia experiencia)

Primero hay de pensar que esto es pasajero, y  que aunque es desagradable no estamos en peligro de muerte y lo podemos dominar.  En cuanto identificamos o sentimos que nos aborda, busquemos un lugar donde nos sintamos cómodos, sentados, un lugar cerrado como un baño, por si deseamos quitarnos la ropa o desabrigarnos, puede ser un lugar acogedor al que correr como nuestro dormitorio u oficina, pero puede ser al sol, en el pasto o donde sea, pero que sintamos que es nuestro lugar seguro para pasar esos momentos de ansiedad, sabiendo que pronto los síntomas van a desaparecer.

Comencemos a  respirar lenta y profundamente, si es posible por la nariz. Sostener el aire por al menos  5 segundos  y expulsarlo lentamente. Eso oxigena el cerebro y nos ayuda a entrar en la realidad.  Intercala esta respiración con tu respiración normal y repite la acción hasta que te notes más tranquilo.

Siempre debes estar consciente de que es una reacción de ansiedad, que no es una  situación real, sino que es creada por nuestra mente y por lo tanto momentánea y pasajera. Puedes decirte cosas tranquilizantes como “ya va a pasar”, “esto no es real, es sólo una reacción de mi cuerpo sintiendo ansiedad” “Lo voy a dominar”

De pronto descubres que algo puede ayudarte, entonces úsalo, puede ser frotarte las manos o cubrir tu cabeza, algo que pudiera parecer tonto para los demás, pero que es significativo para ti en ese momento y te ayuda a mitigar los síntomas.

Inmediatamente después de superado el ataque, es bueno fijar nuestra mente en pensamientos positivos desestresantes, si estamos con alguien entablar una conversación que nos aleje del momento, si nos encontramos solos podemos cantar alguna tonada que nos guste, escuchar música relajante o fijar la mente en recuerdos bellos, luego buscar una película divertida o simplemente salir a caminar, De ser posible es muy importante tomar un baño relajante y descansar al menos una hora. Esto nos relaja y recupera, además de restaurar la seguridad en nosotros mismos. Recordemos que perder un día de trabajo puede ayudarnos en la recuperación de nuestra salud. Así que pongamos en la balanza el tema y sepamos elegir.

Nunca luchemos contra el pánico, porque recordemos que está dentro nuestro y es irreal, luchar y pasar hablando de él,  lo fomenta. Es bueno reconocerlo, pero no temerle ni considerarlo un enemigo. Es mejor dejarse llevar por el momento, observar al pasajero como lo que es, conocerlo para poder dominarlo, y simplemente dejar que pase.

 Es importante tratar estos ataques, y si persisten  consultar un especialista porque pueden desencadenar en una en el Trastorno de Ansiedad Generalizada . El síntoma fundamental de ansiedad es persistente en el tiempo (dura más de 6 meses) y generalizado sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades vitales. La ansiedad no está restringida a una situación en particular, como en las fobias, ni se presenta exclusivamente en forma de crisis, como en el caso de las Crisis de Pánico. En estos casos el estado de ansiedad es casi permanente, oscila durante el transcurso del día y afecta a la calidad del sueño. Es además muy limitante en nuestra vida cotidiana.

Un buen psicólogo o un terapista Gestalt nos puede ayudar a reconocer el verdadero motivo. La meditación también es una herramienta muy recomendable, pero no olvidemos que por sobretodo debemos estar dispuestos a someternos al tratamiento, a encontrarnos con sorpresas y a aceptar lo que vayamos descubriendo como cierto, porque el camino de salida de un laberinto puede estar lleno de espinas, pero para ver la luz, muchas veces  es necesario transitar por él.

Si hoy sufres de fobias, pánico, o ansiedad, recuerda que puedes superarlo, busca ayuda y no sólo tomes pastillas mágicas, corrige tu vida y busca dentro de ti, que seguramente descubrirás a los verdaderos causantes de tu ansiedad.



Bibliografía:
Jean-Paul Sartre Bosquejo De Una Teoría De Las Emociones

Definiciones de Wikipedia:

lunes, 23 de agosto de 2010

Entre la sabiduría y el radicalismo.(Segunda parte)

Entre la sabiduría y el radicalismo.

Opinión

(segunda parte)

Estaba preparando la primera parte de este artículo, basado en  nuestras elecciones personales de vida, y andando entre pensamientos de los pro y los contra del radicalismo y la sabiduría  comencé a cuestionarme en qué  aspectos de nuestras vidas estas elecciones nos benefician o desfavorecen, a nosotros mismos y a quienes nos rodean, y entre esas  cuestiones estaba  la relación entre la lealtad y el radicalismo.
Siento que ser leal a estas elecciones e ideales no debe implicar seguir ciegamente y sin cuestionarnos todo lo que esa elección primaria nos plantee, creo que eso implicaría una traición a la inteligencia humana. Primero debemos ser leales con  nuestra integridad, analizar  las consecuencias de los actos sobre nuestras vidas y las de las personas  afectadas por nuestras decisiones. Aunque eso implique el cambio de nuestra  elección primaria quizá llegue a ser la más sabia de todas las elecciones, siempre y cuando este cambio involucre nuestro crecimiento.

El crecimiento es algo imprescindible tanto en las personas como en la sociedad. Personas o sociedades estancadas se empobrecen y desaparecen.El crecimiento no siempre es lo que entendemos por progreso, crecer es caminar hacia la vida, la excelencia y la paz.  Claro que algunos no quieren ser mejores por ellos mismos, detestan a quienes se destacan de alguna forma porque les hacen sombra a su " crecimiento". Si analizamos la historia, veremos muchos ejemplos sucedidos a personas, sociedades y naciones que no han entendido que todos podemos crecer juntos cooperando y sin competir desmedidamente. 

Cuando un niño que se torna en adulto,  va sufriendo transformaciones externas e internas, y  ese crecimiento implica ir dejando de lado sus deseos e instintos primarios. Aprende de sus mayores los valores morales para comportarse en sociedad, pero tantas otras veces no aprende a dejar de lado ciertos comportamientos instintivos o no adquiere los valores espirituales que lo alejen de ellos. Uno de esos comportamientos o sentimientos negativos es la  envidia y otro la arrogancia de los que ostentan la sabiduría.  Pareciera ser que últimamente  hasta se congregan en  grupos de  redes sociales para arengar por sus derechos mientras ignoran los de los demás.

Aparte, no todo lo "excelso y perfecto" es lo que le gusta a la gente, porque la gente es simple y necesita que le transmitan con palabras simples los sentimientos, pensamientos y relatos de la vida o de la imaginación. Porque el arte es es algo que trasciende a nosotros mismos, y para que llegue al corazón ajeno tiene que tener esa magia que no se aprende, sino que se obtiene de  alguna manera y  sin razón. Esa es la magia del triunfo, el soltar alas y volar por encima de todo.No todos tienen "alas", es un don de pocos, pero no por eso malo. No todos hemos venido a este mundo a ser número uno, cada uno aporta lo que tiene para que todos nos desarrollemos, pero es responsabilidad de cada uno el crecimiento personal.

Sabido es que la excelencia se adquiere con trabajo y tiempo. Está muy emparentada con la perseverancia y seguramente la apadrinan la libertad  y el  respeto. Dejemos entonces crecer a los demás mientras nosotros crecemos, porque en definitiva lo más importante  es alcanzar una vida social  en paz. Esa sería una elección simple y sabia que podría favorecer a todos. 

Cultivemos sobre  lo positivo, aprendamos de la vida a vivir y no nos dediquemos a coleccionar títulos. Pero si los tenemos, que cada uno sea un impulso para comparitr lo que hemos aprendido de lo bueno y malo de la vida y sigamos aprendiendo unos de los otros para que nuestra sociedad tenga valores  en camino  hacia la excelencia de los individuos. Apuntando a ser mejores personas cada díatendremos una sociedad más sabia porque  que al fin y al cabo es lo que realmente importa. Lo demás vendrá por añadidura.

Sandra Gutiérrez Alvez


Este post , como el anterior también fueron publicados en mi blog  El laberinto del Unicornio



lunes, 9 de agosto de 2010

Entre la sabiduría y el radicalismo



Entre la sabiduría y el radicalismo
Opinión
(primera parte)
 por Sandra Gutiérrez Alvez


Algunas veces me han preguntado si me considero escritora y artista simplemente por el material inédito que acopio, por lo publicado en libros, revistas, webs, o por pura vocación. La respuesta es: "porque amo lo que hago", porque en el fondo sé que soy una aprendiz y que voy a morir siéndolo, pero debo darle una denominación a mi vocación por la literatura, la poesía y la plástica. Pero si de algo estoy segura es que todos   seremos eternos aprendices, solo que a veces el orgullo no nos permite ver más allá de nuestros propios egos.
Este mundo no es de sabios, pocos sabios han habido y pocos más quedan por venir seguramente; pero tampoco este mundo lo será de radicales, porque han fallado todos los modelos de radicalismo.

Verdaderamente hay muy pocos sabios, y los ególatras, envidiosos, rencorosos y enjuiciadores, seguramente no lo son ni llegarán a serlo jamás.

Los radicales, pueden dejar de serlo,estoy segura que todos podemos cambiar si queremos. Considero que cada equivocación que cometemos es otra oportunidad para aprender, y que medir nuestro crecimiento por pequeño que sea, con la desvalorización de los otros es muy deshonesto, y un acto poco sabio. Cuando basamos nuestro pensamiento en la crítica y en el desmedro ese pensamiento negativo nos va volviendo cada vez más radical y nos aleja de la amplitud del pensamiento positivo.

La vida no es una carrera y el escritor, en su profesión u oficio, no debería basar la vida y evolución de su arte en la crítica, sino más bien en la aceptación, porque al fin y al cabo este sistema justo o no, se rige por estos términos. Más, debería basar su trabajo en su aceptación, primordialmente, y en la del lector en segundo término, y por último en la crítica. Siempre el público es el soberano y el autor es el dios creador. Los críticos son la aristocracia vecina que podrán juzgar una obra según su forma, pero jamás según un modelo creativo, porque no son dioses.

Una buena obra por sobretodo debe ser original y transgresora, por lo tanto no debe atenerse a ninguna ley, aunque los académicos y estudiosos así lo consideren, los creativos nunca deberían dejarse manejar por leyes, mas allá que las que dicte su popia creatividad.Sino, todo se transforma en industria, hagamos lo que vende... Por cierto que la aceptación del público debería ser la ley de mayor peso, pero luego de que la obra ya esté en sus manos. Claro que en un mundo cuyos modelos económicos se basan en la desigualdad, eso es imposible...
Aunque no soy crítica, me gusta escribir opiniones sobre los libros que leo, pero al no ser una experta, trato de dar mi opinión sólo sobre libros que me agradan, porque detesto ser negativa, eso se lo dejo a otros. Y por una filosofía de vida que he adoptado busco siempre lo positivo para publicar en mis blog., y las denuncias que hago las baso en la esperanza de cambio y en la sensibilización del lector. Así que sin importar demasiado la filiación política del escritor, ni su pensamiento religioso o filosófico, mientras no arremeta contra los derechos de los demás y me agrade su obra, la disfruto y posteriormente la recomiendo.


Siempre trato de promocionar las obras y proyectos culturales que puedan aportar a la sociedad y al individuo en su desarrollo. Considero los estilos y géneros, busco diversidad y originalidad. Escucho las recomendaciones de mi colaborador y de algunos otros amigos, porque la cultura no sólo la forma una elite artística. Por eso en este blog se habla sobre literatura, plástica, poesía, música, comics, cine; se promocionan eventos, presentaciones, exposiciones, concursos y convocatorias de todo tipo y procedencia.


Y como la vida me ha enseñado que entre las discriminaciones y juzgamientos hay una línea muy delgada, pongo atención cuando veo un acto que se parezca a alguna de las dos. Pues a veces nos tomamos atribuciones para juzgar y lo hacemos desde nuestro pensamiento flechado en una sola dirección, entonces seguramente estamos discriminando al otro por su pensamiento.Y eso es un acto extremo y detestable.


A lo largo de mi vida he conocido lo que es ser discriminada por mi pensamiento, religión o condición social. Sé lo que es que se pierdan fotografías en las que está implicado mi trabajo, o que se borren archivos como por arte de magia. Que se rían y burlen de mi pensamiento religioso, que inventen reglamentos para quitarme privilegios o que se me cancelen asignaciones mientras se pasan las decisiones como si fuera una papa caliente entre ciertas manos radicales. Sé lo que es que me cierren las puertas de algún medio sin dar explicaciones y que desaparezca un blog de mi autoría en una plataforma sin previo aviso, y todo esto me ha sucedido mientras en otro lado se me destacan textos y se me otorgan privilegios y cargos. Justamente hace muy poco tiempo sucedió algo muy interesante, pues en la misma semana que cerraban uno de mis blogs en Participación El País, lucía El reino de Seda II en la página de inicio de Montevideo Portal como destacado.

De esto he aprendido que nadie es el dueño de la verdad y que el principal motivo no han sido ni mi persona ni mi trabajo sino que todo se fue sucediendo por no coincidir con mi pensamiento, como si el derecho a la creatividad y al pensamiento sólo pertenecieran a una elite o clase social y política. En definitiva todo sucede por el infame radicalismo del pensamiento.

Por todo esto y algunas otras causas es que no coincido con ningún tipo de radicalismo, ni en el arte, ni en la política, ni en la religión, ni en la sociedad en general.

Yo me defino anarquista porque creo en la soberanía del pueblo, y en la igualdad, no en las clases ni en los modelos económicos que sobrevaloran unos trabajos a los otros, y aunque sé que el modelo es inaplicable en este momento, me proyecto en el futuro desde el pasado y analizo cuanto me han decepcionado los modelos políticos del mundo en siglo XX, el radicalismo tan alejado de la sabiduría...sueños, que no se pudieron llevar a cabo por la desmedida ambición de unos pocos...pero amo la paz, y a su vez respeto las autoridades establecidas en este sistema democrático aunque muchas veces no haya coincidido con ellas; pues considero que el cambio debe provenir de nosotros mismos, de cada uno de nosotros.


Creo que los seres humanos debemos cultivar los valores morales por sobretodo buscando el "ser" más que el "tener". Aprender no implica coleccionar diplomas y conocimientos, sino crecer. Y nos acercamos a la sabiduría aplicando cada uno por si mismo y no a la sombra de nadie, lo que hemos aprendido. Está en cada uno dar lo mejor de nosotros a la sociedad y seguir sin importar lo que otros hagan mientras no desmedren nuestros derechos, sabiendo que jamás debemos invadir el campo de los derechos ajenos aunque ellos estén en la otra vereda de la vida.


Para poder vivir en paz, se deben sembrar semillas de paz… Si seguimos con rencores, las heridas jamás sanarán, y cada vez estaremos más lejos de la sabiduría.

Continuará…



viernes, 6 de agosto de 2010

premios 20blogs

Desde el 2 de agosto, y hasta el próximo 30 de septiembre,
puedes votar por tus blogs favoritos para ganar la V edición del concursoPremios 20Blogs.
CAZADORA de HISTORIAS, se presenta por primera vez en la categoría Actualidad.
Si eres uno de los partcipantes y tienes un blog inscrito, entonces puedes optar por elegirnos como favorito en nuestra categoría
Puedes votarnos enCAZADORA DE HISTORIAS P20BLlogs .
Como ya sabrán, los participantes dispondrán de 20 votos, uno por categoría. Igualmente, aunque no tengan blogs registrados pueden dejar sus comentarios en este enlace Premios 20Blogs

Los premios:
  • Mejor blog 2010: Dotado con 3.000 euros, una estatuilla en bronce diseñada por el viñetista de20 Minutos Eneko y la posibilidad de integrar el plantel de blogueros de20minutos.es. Un jurado elige al ganador.
  • Mejor blog por votación: Dotado con 3.000 euros y una estatuilla. Los propios blogueros participantes eligen al ganador.
  • Los ganadores de cada una de las categorías, determinados por votación de los blogueros inscritos en la quinta edición de los Premios 20Blogs, recibirán también una estatuilla.
En la última edición, el premio al mejor blog fue para Oloblogger (mejor blog 2009), por delante deAnómalo,Crónicas de una CámaraLa Aldea Irreductible y Mi Mesa Cojea. Participaron un total de 5.547 bitácoras. Mira aquí a todos los ganadores de otros años.


GRACIAS

jueves, 5 de agosto de 2010

Tiempos de Conciliación... Reflexiones sobre América y el bicentenario.

El sur también existe
óleo de Ortiz Acosta



Tiempos de Conciliación


Reflexiones sobre América y el bicentenario.

opinión
por Sandra Gutiérrez Alvez

Con todo el tema del bicentenario de la liberación de los países americanos de sus colonizadores españoles, surgieron en las conversaciones cotidianas los mismos rencores de siempre contra España; hechos que todos sabemos que ocurrieron, que nos dejaron el idioma y se llevaron el oro, que nos trajeron el ganado vacuno, pero destruyeron pueblos enteros , su cultura y sus credos..., todo muy cierto. Es muy cierto que no nos descubrieron, porque América tenía su existencia y miles de años de cultura anterior, desarrollándose a su forma y manera. También es cierto que nos esclavizaron y tuvieron que suceder mucha muertes más para poder liberarnos de su opresión .
Hoy, que gran parte de los pobladores de latinoamérica son de sangre española, italiana y portuguesa, ascendientes que se acogieron en nuestros países soberanos cuando el viejo continente sufría tiempos de guerras y penurias , sus mismos países reportan a los americanos como delincuentes cuando emigran en busca de trabajo.

Pero también es cierto que España reconoce y se responsabiliza por lo sucedido en épocas de la colonia. España quiere conciliar y se arrepiente, y usa esta fecha de los festejos del bicentenario como instrumento para esa conciliación. Si es sincero o no, esa es su responsabilidad, la nuestra es otra.

Lo hecho, hecho está, pero nosotros, ¿somos capaces de perdonar? Quinientos años después de la llegada de Colón y doscientos años pasada la liberación ¿seguiremos reclamando sobre lo mismo?
Creo que es tiempo de conciliar. Perdonar no es olvidar, porque olvidar sería exponernos de alguna manera a que nosotros podamos ser como fueron aquellos, en otros aspectos de la vida.
Hoy los actores son otros, conciliar significa negociar, perdonar significa blanquear y ganar la razón. Siempre quien perdona gana, y quien se arrepiente reconoce el error y da a su contra-parte la victoria. Esta vez América gana si perdona.

El dolor de toda América apenas empezó allí, en las luchas contra los colonizadores, luego le siguieron todos los conflictos internos que sabemos; pero hoy deberíamos centrar nuestras energías en trabajar por una América unida, por una América en paz, que no sangre más la desvalida, que luego de docientos años, aún sigue su pelea por la auténtica libertad y por vivir en paz.
La verdad que es una lástima que el sueño federal de Bolivar, Artigas y San Martín, después de tantos años y tantos muertos siga seco y sin dar frutos por el maldito poder y la malvada ambición. Es triste que las ideologías valgan más que las personas, que se venda petroleo y se adquieran armas, sea quien sea que lo haga.

Y mucho más triste es que se vendan las riquezas para que los poderosos las transformen en instrumentos de guerra que luego puedan ser utilizadas contra nosotros mismos, y cuando digo nosotros mismos me refiero al pueblo americano, a la América pobre y sumida en los coflictos políticos y sociales, como lo sucedido entre Colombia y Venezuela, pero también hablo de Argentina, de Brasil, Perú, Ecuador, que venden sus minerales y selvas, "empobreciéndose" poco a poco . Porque hay que entender que todos los recursos del suelo son finitos. Producir es establecer industrias o sembrar y criar ganado con un plan adecuado. Una petrolera o una mina no es producir, es robarle a la tierra un recurso finito, y aunque ese territorio "les pertenezca", sino se administran bien los recursos naturales un día dejarán de existir, y peor aún, se volverán contra ellos mismos, como está pasando en las minas a cielo abierto en el sur argentino, que el cianuro contamina la tierra y los ríos, desertizando el suelo y contaminando el subsuelo; o en la Amazonia, pulmón de la Tierra que lo están despoblando de árboles poco a poco..
Un día el petróleo se terminará, no habrá para el resto del mundo y tampoco para nosotros. Luego le seguirá el oro acumulado por su venta, y con él el poder de los poderosos. Nuevas formas de explotar la tierra hasta su último recurso se sucederán y vendrá el fin.Es triste, pero de no cambiar el rumbo es así.

La salvación de América , como del mundo no sólo depende de estrategias políticas, el verdadero problema radica en el corazón del hombre, la practicidad de la política es absorbida por las obsesiones y ambiciones de los poderosos, y mientras sigan existiendo ambiciones desmedidas, odios y renconres el mundo jamás sanará. Los odios son como virus que se reproducen en el colectivo generando conflictos.

El comunismo y el capitalismo, desgraciadamente en la práctica han sido dos caras de una misma moneda, aunque los radicales no quieran verlo, es así. El sueño del comunismo se inició para el bien social general, no para esclavizar los sueños y aislarse del resto del mundo, jamás para limitar el pensamiento y la acción. Muchos debieron sacrificarse para que se vea que la utopía, era utopía no por el modelo, sino por la obsesión radical de los líderes por obtener el resultado sin importar el medio ni las vidas. Eso es injusto.
Las variantes socialistas, pocas han dado verdaderos frutos.

El capitalismo en el que estamos inmiscuidos y con todas sus variantes que tantos creen justas, son la mayor injusticia sobre la tierra, unos se esclavizan para que otros se enriquezcan. Ambos han fracasado y el hombre común sigue sufriendo, la Tierra se contamina y empobrece para que unos pocos enriquezcan.

El corazón humano falla y la razón lo acompaña.

Si abrimos la mente, si perdemos las obsesiones y la dirección de nuestros ideales por un momento, veremos claramente porqué pasa lo que pasa en el mundo, no sólo en conflictos como los de Venezuela, Cuba, con Colombia y EEUU . No sólo en medio oriente, que parece que si no hay conflictos los buscan cortando un árbol del otro lado de la frontera, como si jugaran al Age of Empires, esto no es un juego virtual, es la vida real, la guerra mata personas, destruye familias y va terminando poco a poco con los recursos de la Tierra. ¿Para qué?¿Con qué sentido? Para satisfacer el derecho que algunos creen tener sobre los territorios y sus riquezas, el agua, los minerales, el petroleo, la salida al mar, todo lo que los enriquezca. No es la tierra, ni el amor a la patria, ni a su gente, son las riquezas lo que los hace pelear por ellas . Desgraciadamente es así.

La guerra hace sufrir a la gente, se engendra odio por causa del sufrimiento y se pasa ese odio de generación en generación, esa es la forma más fácil de conseguir los soldados para seguir fabricando la guerra.
Los rencores hacen al humano débil y direcciona su mente en el sentido que le muestran , se le cierra la mente y sólo ve lo que le enseñaron ver, de ahí los grupos terroristas, el terrorismo de estado, el totalitarismo y el imperialismo, todos se originan en el corazón y pasan por una mente poderosa que domina a una débil.

Una nueva sociedad debe surgir desde la conciliación,  ese es el camino. Estamos lejos, pero no es imposible.

Y, en el tema particular de sudamérica, habría que vivir en Venezuela para opinar seriamente sobre Chavez y su gobierno, y saber cómo era la vida antes y después de su mandato. Deberíamos haber sufrido en carne propia más de treinta años de guerrilla y lucha contra el narcotráfico para saber por qué Colombia vendería "su rico patrimonio al bajo precio de la necesidad" ; aunque nada sería apropiado para justificarlo, pero la muerte, el desorden social y la falta de garantías enferma a una sociedad y a su clase política; como también las obsesiones idealistas de un líder pueden traer graves problemas al pueblo.

Igualmente, a veces, pareciera que somos dioses con poder de juzgar a los humanos, y nos olvidamos que todos somos humanos con debilidades, sólo que algunos están en el poder.
Que esta fecha del bicentenario nos sirva a todos para reflexionar sobre América y su situación interna así como su conciliación con los colonizadores y su inserción en el contexto mundial. Sin olvidar que todo se origina en el corazón de cada uno, y sobre él cada cual tiene el poder, siendo su responsabilidad saber usarlo.


Esa es mi opinión.

Sandra Gutiérrez Alvez