viernes, 20 de noviembre de 2009

20 de noviembre día universal del niño



En 1954 la Asamblea General recomendó (resolución 836(IX)) que todos los países instituyeran el Día Universal del Niño, fecha que se dedicaría a la fraternidad y a la comprensión entre los niños del mundo entero y se destinaría a actividades propias para promover el bienestar de los niños del mundo. La Asamblea sugirió a los gobiernos que celebraran el Día en la fecha que cada uno de ellos estimara conveniente. El día 20 de noviembre marca la fecha en que la Asamblea aprobó la Declaración de los Derechos del Niño en 1959 y la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989.


En septiembre de 2000, durante la Cumbre del Milenio, los líderes mundiales elaboraron los ocho objetivos de desarrollo del Milenio (ODM), que abarcan desde la reducción a la mitad de la pobreza extrema hasta la detención de la propagación del VIH/SIDA y la consecución de la enseñanza primaria universal para el año 2015. Aunque los objetivos del Milenio están dirigidos a toda la humanidad, se refieren principalmente a la infancia. El UNICEF nota que seis de los ocho objetivos incumben directamente a la infancia y que la realización de los dos últimos también traerá mejoras fundamentales a las vidas de los niños y niñas. (Objetivos de Desarrollo del Milenio, UNICEF.)

No deberían existir niños soldados ni niños abandonados durmiendo en la calle, tampoco niños trabajando, ni con hambre, ni analfabetos, como tampoco aquellos que sean víctimas en las guerras, ni de epidemias como el sida, u otras enfermedades, pero son realidades que se escapan de nuestras manos, que están en manos de los gobiernos. Pero día a día nosotros podemos hacer algo para cambiar la realidad.

La infancia es un tema  para reflexionar y cada uno puede hacer lo propio, volver y mirar a los ojos a un niño que pide en la esquina y darle ánimo, en vez de una moneda que quizá mal use,  dejarle además de comida o ropa, una palabra que pueda recordar y una acción que lo beneficie y no una reprimenda, usar la compasión y la empatía, dar amor, en el sentido más amplio de la palabra.


Si somos docentes no utilizar nuestro puesto de poder para humillar, si somos amigos o padres no apoderarnos del beneficio de ser mayores para ganar territorio en cualquier tema, que siempre prime la igualdad, y usar nuestra mayoría para proteger, cuidar y educar con amor. Y en nuestros hogares cada día tratar de que nuestros niños estén protegidos de todas las formas posibles, la negligencia es faltar a sus derechos...Consideremos que los niños de capacidades diferentes tienen iguales derechos de educación, salud y trato que todos los demás.

Pero por sobre todas las cosas consideremos que todo niño tiene derecho a ser amado, a que sus padres le dediquen tiempo, que jueguen con ellos y que le digan los valiosos que son. Todo niño tiene derecho a vivir en paz y ser feliz...





Agrdezco sus opiniones.

Sandra Gutiérrez Alvez




enlace principal donde conseguir más información.

8 comentarios:

  1. Que espantosa curel y terrible es la realidad que viven demasiados en el mundo. Tenemos que luchar por ellos, porque todos y cada uno de sus derechos sean respetados, porque nadie les arrebate absolutamente nada de lo que les corresponde, incluída la dignidad.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. Los niños,nuestros niños,tan desvalidos ,por eso es importante el defender sus derechos.

    Recibe un abrazo amiga desde tierras de mar y sol.

    ResponderEliminar
  3. Es cuando me asombro de lo que podemos ser algunos seres humanos. TERRIBLE LO QUE VIVEN TANTOS NINOS

    No solo no los tratemos mal, evitemos quedarnos en la indiferencia (lulu barrios)

    Nunca habia entrado a tu blog, me encanto

    FELICIDADES!

    Saludos desde Tijuana

    http://www.perrifamilia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, es una tristísima y cruel realidad esa, la de millones de niños en el mundo que pasan hambre, que son victimas de las atrocidades de las guerras, que son cogidos a la fuerza y obligados a matar como niños soldado, que no tienen hogar y viven -o mejor decir malviven- en la calle, que no saben leer ni escribir porque nunca han podido ir a una escuela, que trabajan diariamente en jornadas larguísimas en condiciones además miserables e infrahumanas, que no tienen asistencia sanitaria alguna, y que son niños sin serlo, sin infancia... millones de niños a los que el Sistema Global les ha robado la infancia, da dolor de corazón sólo el pensarlo, porque es cruel, tremendamente cruel.
    Como tú bien dices, un niño debe vivir en paz, en una familia, siendo amado y querido y respetado... un niño es un ser valioso: más que valioso, valiosísimo, pues es el mañana, es el futuro.
    Los gobiernos, dan tímidos pasitos para solucionar esta desigualdad, esta injusticia, esta crueldad... bienvenidos sean esos pasitos, pero yo creo que se podría hacer más, que quizá a los paises desarrollados les falta voluntad, pues estoy segura que les sobran recursos para poder compartir, si se quiere, claro

    Un besote, por supuestisimo, de los gordos

    ResponderEliminar
  5. A pesar de tantas cosas... Cúanta falta nos haría dejar nuestros amaestrados corazones adultos y ser espontaneos como cuando eramos niños!

    Aún creo que ellos al pasar tantas cosas son más fuertes que nosotros!


    Besos!


    ResponderEliminar
  6. Todo niño tiene derecho a vivir en paz y ser feliz...

    Conozco a una jueza que no tiene idea de esto.

    Cariños, muy bueno lo que has compartido!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Santiago Tena comentó en una ocasió que eras la "poetisa" más fea que había encontrado - o él buscado - en la red.

    ResponderEliminar
  8. Un Blog muy interesante.

    Un Cordial Saludo desde Creatividad e imaginación fotos de José Ramón

    ResponderEliminar

yo te traigo las historias, tú saca tus propias conclusiones...