sábado, 24 de octubre de 2009

Amor incondicional: una necesidad.




Los humanos hemos inventado todo lo que vamos necesitando, a lo largo de la historia hemos fabricado máquinas, descubierto el secreto del comportamiento de la naturaleza, estudiado sus leyes físicas y químicas. Mediante eso, se ha descubierto la cura para muchas de las enfermedades y fabricado los medicamentos para aliviarlas o erradicarlas.

Se ha viajado lejos en busca de respuestas y hasta se han ocultado verdades en pos del “progreso”. Errada o acertadamente todo esto se ha hecho en gran parte por “necesidad”, por esa necesidad de simplificar, de acortar tiempos, de encontrar explicaciones, curas, o razones.

Algunos humanos podemos percibir esas necesidades, otros simplemente hemos observado con sorpresa los logros ajenos. Pero todos somos necesarios en esta gran obra de arte que es la vida, hay una simple diferencia de percepción o talentos, nada más, y cada cual cumple su función.

Y, si nos toca descubrir algo, tenemos la obligación moral, de compartirlo con los demás y los que seguimos un descubrimiento, ser multiplicadores del mismo.

A simple vista, vemos que a este mundo hoy le hace falta amor, y si lo observamos detenidamente, veremos que el que más falta hace, es el mayor de todos, el amor incondicional.
Pero el amor incondicional es sin condiciones de ningún tipo, y como cualquier clase de amor es un sentimiento de acción y no de observación, ni de un sometimiento. Ese es el gran tema.

Muchas veces la gente, confunde la palabra amor, y la asocia simplemente con una relación romántica. Ya sabemos que no es así; todas las relaciones, incluso la amistad que posee una clase de amor, deben tener alguna condición de ida y vuelta. Es bueno comprender que los sentimientos no tienen condiciones, pero si las relaciones. Se puede amar sin esperar nada a cambio, pero no se puede tener una relación sin esperar nada a cambio, eso sería enfermizo. Porque entonces no sería una relación, sería un discurso, en el que uno actúa y el otro sólo hace acto de presencia, si quiere escucha o si lo desea piensa en otra cosa. Entonces el vínculo se rompería fácilmente, se desgastaría, o dejaría de existir por falta de interacción entre los actores.

Pero, el amor incondicional es un concepto diferente, y principalmente no es necesario tener una relación de ida y vuelta para sentirlo, se siente y genera hacia la humanidad y hacia todos los seres en general, inclusive aquellos con los cuales tenemos o hemos tenido, relaciones románticas o amistosas. Porque no es cuestión de merecimiento, es cuestión de derechos y de necesidades.Y todos lo necesitamos. Y aunque mi ponencia parezca utópica, metafísica, o religiosa, no es esa mi intención, la cuestión es la percepción de una necesidad en este mundo.

Los seres humanos nos hemos dejado guiar por toda la historia del hombre por leyes morales y religiosas y las hemos ido modificando a nuestro antojo y conveniencia, siguiendo las modas y necesidades que nosotros mismos nos hemos ido imponiendo.

El lector se preguntará quizá
-¿Y por eso ahora estás hablando de amor incondicional? ¿Será, porque es un concepto que está de moda?

-No. Estoy hablando de estos temas porque siento en mi alma y en mi piel que es una necesidad del ser humano, y del mundo en el cual vivimos. Y para eso no es necesario tener poderes o talentos muy desarrollados, sólo es necesario salirnos de lo que nos vende este sistema y percibir las verdaderas necesidades.

El amor incondicional es una necesidad en este mundo, y puede percibirse en el aire.

Lo dicen los ojitos de los niños hambrientos. Las madres de esos mismos niños que ven morir de hambre a sus hijos. Lo dicen los adultos mayores, que sufren de pobreza y soledad. Lo dicen los que han perdido la razón tratando de buscarle un sentido a sus vidas en un mundo injusto, que quiebra los sueños, con un sistema manejado por el poder y el dinero.


Lo dicen los jóvenes que llenan sus vidas de drogas y algunos pierden sus vidas o le quitan a otros el derecho a vivir, muchos yacen en cárceles y reformatorios, y seguramente de haber podido hubieran elegido otro camino, si alguien verdaderamente en el principio los hubiera amado y sin condiciones.

Lo dicen quienes se refugian en la oscuridad cada día más, haciendo de la depresión una amiga mientras ella destruye sus vidas, llevándolos muchas veces a desear la muerte, a intentar y a logar tantas otras el suicidio. Lo dicen muchas otras personas que se refugian en pseudo-religiones marketineras, que son un gran negocio y que cambian el placebo del alivio del falso discurso, por un diezmo, quedando cautivos en sus sistemas.
Y lo dicen tantas otras realidades mucho más funestas como los refugiados, las víctimas de las guerras, los  hombres, mujeres y niños abusados o explotados en tantas diferentes formas de esclavitud que aún existen.


Pero nosotros podemos cambiar el pequeño círculo, nuestra realidad inmediata y así multiplicar nuestros actos de amor: ofreciéndonos de voluntarios en organizaciones barriales, donando de nuestros valores materiales o  nuestro tiempo para dar comida y refugio a los necesitados, apartando una hora de nuestros días para llenar la soledad de otro, hablando o escribiéndole a ese ser deprimido, o adicto y diciéndole a tiempo que vale mucho y que hay un mundo real afuera del suyo, al que aún puede acceder, visitando ancianos y familias necesitadas, creando actividades en las que se sientan útiles y valiosos. Interesándonos verdaderamente por el otro, ofreciendo luz y bendiciones desde nuestro corazón y nuestro lugar.

Siempre podemos hacer algo para que nuestro entorno sea mejor cada día.



Comencemos amándonos incondicionalmente a nosotros mismos y sigamos ofreciendo nuestra mano amigable, y sin esperar retorno. Amándonos sin condiciones los unos a los otros. Aceptando nuestras vidas, diciéndonos lo mucho que valemos tal y como somos, escuchándonos, haciendo todo lo que esté a nuestro alcance para consolarnos en las dolencias del cuerpo y el alma.




El amor incondicional
hoy es una necesidad en este mundo y aunque parezca una utopía: el que puede salvarlo.
.







Si este texto es de tu agrado, te invito a que lo compartas en tu blog o publicaión , 
su uso,como de todo lo que encuentras en este blog, es gratuito, 
pero no olvides que  es el fruto de mi trabajo. 
Sólo te pido que me enlaces con tu blog o menciones mi autoría
y me avises, para poder visitarte como corresponde.
 Muchas gracias
.
Sandra Gutiérrez Alvez






19 comentarios:

  1. Ojala miles de personas pudiera leer lo que has escrito y ablandaran sus corazones.
    Ojala dejaramos de ver esos ojos tristes de la madre que ve morir de hambre a su hijo.
    Ojala hubiese más corazones llenos de ese amor incondicional hacia los que más lo necesitan.
    Enhorabuena por ese sentimiento.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con tus palabras, creo que es hora de trabajar en el amor, dejar de buscar afuera y encontrar adentro, hace falta el más pequeño gesto y desde ahí a sumar.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  3. Me ha dejado profundamente conmovida y sin palabras la perfecta definición del amor que has escrito...

    Te quiero linda!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. DIOS MIO!!! PORQUE NO LLEGUE ACA ANTES?!!! TERRIBLE ESTO!!! PLENO DE HISTORIAS INCREIBLES!!! TE SIGO AMIGA!!! BESOTES!!!

    ResponderEliminar
  5. Sandra:

    Me has enseñado muchas cosas, conozco como sientes y como piensas. Somos amigos. Y debo decirte que aún así tu texto me ha conmovido.
    Siempre encuentra la forma de transmitir sensibilidad.
    Deseo que todos queden tan afectados como yo y el amor incondicional salve al mundo.
    Mi beso lleno de admiración, amiga del alma

    ResponderEliminar
  6. Podemos nos alegrar cada vez que uma criança, sorri. E podemos ser verdadeiramente felizes, quando descobrimos que há coisas mais importantes que comprar e ter. Quando uma criança de rua diz: "Hoje eu sei que posso sonhar." isto é maravilhoso!E eu ouvi essas palavras quando ministrava uma oficina de teatro popular para crianças de rua. Por isso eu continuo meu trabalho de formiguinha através das técnicas de Boal. È um prazer ver que existem pessoas em outras partes do mundo com a mesma compreensão!Beijos

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias.

    ¿En Argentina es verano?

    ResponderEliminar
  8. El AMOR incondicional es la llave de nuestro futuro. Llegará un día que a nadie le extrañe hablar de tal cosa. No en vano somos parte de una misma cosa y lo uno a ti te viene bien, al resto del universo le favorece. Gracias por tan bellas palabras y sí, he publicado un enlace en mi blog, para que desde él quién quiera venga a beber de esta cristalina fuente. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. una necesidad ponerlo en practica,en la vida diaria para poder llevarlo al mundo entero que tanta falta hace...
    gracias por este aporte enorme Sandra.

    un beso.

    ResponderEliminar
  10. Muy buen texto, precioso. Estoy totalmente de acuerdo en que es el amor el único que puede salvar a este mundo de la violencia y de la pobreza..Caiños!

    ResponderEliminar
  11. ¿hasta qué punto somos capaces de no poner ninguna condición? ¿hasta qué punto somos más fuertes que nuestra necesidad de sistema, de costumbre, de relas fijas, de moral, de habitos sociales, de reacciones lógicas? ¿cuánto podemos? ¿todo? sí, te lo digo yo: todo, y luego mucho más, todo más

    ResponderEliminar
  12. Es una definición perfecta. Este mundo esta escaso de ese amor que tanta falta le hace. Un beso grande Sandra

    ResponderEliminar
  13. y de pronto mientras leia comence a desear que cada fragmento fuera una realidad absoluta para entender un poco mas mi entorno y no distraerme en los encabezados que vacilan con este mi mundo que juegan con este nuestro destino... y de pronto

    ResponderEliminar
  14. No conocía la existencia de este blog, qué buen texto Sandra, amor incondicional es justo lo que hace falta en este desgastado mundo, para mucha gente una utopía, para otros una esperanza y un objetivo. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  15. El amor por los demas es la satisfación más grande que puede encontrar el ser humano. Para ello solo tiene que proponerse el descubrirlo, lo demás está asegurado..La felicidad plena de ser util a los demas.
    Te invito a visitar mi ultima entrada solidaria, espero tu respuesta. Mil gracias anticipadas.
    Tu post..toda una obra maestra, ivitación a la reflexión.

    Cálido abrazo

    ResponderEliminar
  16. Si todos pensáramos como tú, este mundo sería mucho mejor para vivir sin tantos conflictos de por medio. Un abrazo desde Berlín.

    ResponderEliminar
  17. Disculpa, el amor es ya incondicional, no necesita adjetivos, el amor los contiene todos.
    La utopía ¿es amor?
    Y si lo es ¿es a los Otros?, ¿es a uno mismo?
    Te acompaño en tus buenas intenciones.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Ante todo, felicidades por el pedazo de post que accabas de escribir. Bien, estoy de acuerdo contigo. Pero quizá la falta de amor incondicional no sea otra que el hecho de dar amor suponga una alteracion en alguno de nuestros intereses, por ello, antes de alterar nuestros intereses, pues no damos amor. Pero es un buen mensaje el tuyo, creo que en el fondo de nuestro corazón todos lo deseamos....pero del dicho al hecho, hay mucho trecho.....Saludos

    ResponderEliminar
  19. Si será necesario el amor incondicional que los humanos han inventado dioses para poder sentirlo.
    Es la razón fundamental por la que el conocimiento científico no logra desterrar a las creencias religiosas. Estoy hablando del dios judeo-cristiano.
    Se puede amar sin eso, no tengan miedo.

    ResponderEliminar

yo te traigo las historias, tú saca tus propias conclusiones...